El trastorno disociativo ha sido estudiado a lo largo de la historia por diferentes autores, descubriendo el funcionamiento de dicha patología. Primero identificaremos el significado de la palabra disociar; utilizada para describir la desconexión entre cosas generalmente asociadas entre sí. Según lo mencionado, podemos empezar a identificar la característica identitaria de este concepto, pudiéndose asociar como trastorno cuando: en la disociación se da una falta de conexión en los pensamientos, memoria y sentido de identidad de una persona. Vale la pena resaltar que todas las disociaciones que se dan, no son patológicas; al igual que los diferentes niveles que puede tener de severidad. Por ejemplo; cuando estás conduciendo y te das cuenta de que no recuerdas los últimos kilómetros porque tu mente estaba “en otra parte” mientras tu cuerpo se encargaba de conducir. Esto sería un tipo de disociación leve, considerándose dentro de la normalidad.

Una forma más severa y crónica de disociación, se puede observar en el trastorno de identidad disociativo; antes llamado trastorno de personalidad múltiple, y otros tipos de trastornos disociativos que iremos viendo. Según Dell (2001), la subjetividad de una persona puede verse afectada a partir de la disociación en forma de pensamientos, sentimientos y acciones; estos a su vez parecen no provenir de ninguna parte, o se ve a sí misma llevando a cabo una acción como si estuviera controlada por una fuerza externa. Un ejemplo es como cuando en muchas ocasiones se puede sentir una emoción, como la tristeza, la cual llega repentinamente, sin ninguna razón; después esa emoción desaparece de la misma manera que llegó.

La manera en que las personas experimentan la vida cambia a partir de la disociación de los procesos psicológicos, siendo estos: despersonalización, desrealización, amnesia, confusión de la identidad, y alteración de la identidad.

Despersonalización:

Hace referencia a la sensación de estar separado o fuera del cuerpo; aunque en muchos casos las personas hacen alusión sobre una profunda alienación de sus cuerpos; no reconocen su cara o simplemente, no se sienten en conexión con sus cuerpos (diferente de las agnosias), haciéndose difícil la expresión por medio de palabras.

Desrealización:

Hace referencia a la sensación de que el mundo no es real; Algunas personas explican cómo ven tergiversada la realidad: El mundo parece falso, brumoso, lejano, o como si lo estuvieran viendo a través de un velo. otras personas aseguran sentir y ver el mundo como si fuera algo ajeno, como si estuvieran fuera o en una película (Steinberg, 1995).

Amnesia disociativa:

Hace referencia a la incapacidad para recordar información personal importante; siendo esta muy extensa, lo cual no es debida a un olvido ordinario. Este tipo de amnesias consiste a menudo en el olvido de un acontecimiento que ha sido importante; o un periodo de tiempo que puede ir de minutos hasta años. Lo mas usual son las micro-amnesias; en donde no se recuerda, por ejemplo, una discusión, o el contenido de una conversación se olvida de un momento a otro.

Confusión de la identidad:

Hace referencia a la sensación de confusión respecto a quien soy, a quién es uno mismo. Por ejemplo, cuando una persona experimenta excitación y una emoción positiva mientras realiza una actividad que por lo general resulta desagradable.

Alteración de la identidad:

Hace referencia a la sensación de ser marcadamente diferente de otra parte de su ser. Así, una persona puede cambiar a una personalidad diferente, sentirse confusa; además de los cambios que se pueden observar, la persona puede experimentar distorsiones del tiempo, lugar, y situación. También se pueden observar formas más sutiles como: cuando una persona utiliza diferentes tonos de voz, forma de hablar, o expresiones faciales; pudiendo estar asociados a un cambio en la forma de ver el mundo de la persona.

DSM-5

trastorno disociarivo. iyoud.org

Según el DSM-5, existen 3 trastornos disociativos principales: Amnesia disociativa. El principal síntoma es una pérdida de memoria que es más grave que un olvido normal; no puede justificarse por la existencia de una enfermedad. No se puede recordar información sobre si, ni sobre acontecimientos y personas, en especial los relacionados con un momento traumático. Puede ser específica de acontecimientos producidos en un cierto momento; o con menor frecuencia, puede tratarse de la pérdida completa de la memoria sobre si mismo. A veces puede implicar una fuga disociativa (trasladarse o deambular en estado de confusión alejado de la vida). El episodio de amnesia generalmente se presenta en forma repentina y puede durar minutos, horas o, rara vez, meses o años.

Trastorno de identidad disociativo. Este trastorno, antes conocido como trastorno de personalidad múltiple, se caracteriza por alternar diferentes identidades. Se pueden sentir síntomas como la presencia de dos o mas personas que hablan o viven dentro de la cabeza y que te poseen. Cada identidad desarrolla sus características propias; puede tener un nombre, una historia personal y características únicas; diferencias obvias de voz, género, tratos e incluso cualidades físicas, como la necesidad de usar lentes. También hay diferencias en cuanto a la familiaridad de cada identidad con las demás. Las personas con trastorno de identidad disociativo, en general, también tienen amnesia disociativa y, a menudo, sufren fuga disociativa.

Trastorno de despersonalización-desrealización. Este trastorno implica una sensación continua o episódica de desconexión o de estar fuera de ti mismo; al observar tus acciones, sentimientos, pensamientos y a ti mismo desde cierta distancia como si estuvieras mirando una película (despersonalización). Es posible que otras personas y cosas que te rodean se perciban distantes, borrosas o como en un sueño; que el tiempo transcurra más lenta o más rápidamente y que el mundo parezca irreal (desrealización). Puedes sentir despersonalización, desrealización o ambas. Es posible que los síntomas, que pueden ser profundamente angustiantes, duren solo unos momentos o que vayan y vengan a lo largo de los años.

Causas

causas. iyoud.org

Según investigaciones, se puede indicar que la disociación procede de una combinación de factores ambientales y biológicos. Según Simeon (2001), La probabilidad de que una tendencia a disociar sea heredada se considera que es de cero. Puede afirmarse que el abuso repetido físico, psicológico y/o  sexual en la infancia y otras formas de trauma están asociados al desarrollo de los trastornos disociativos (Putnam, 1985). Si se presenta un trauma crónico y severo en la niñez, se puede considerar la disociación como adaptativa; ya que disminuye el intenso dolor emocional creado por el trauma, la situación o la vivencia. Si la disociación continúa en la edad adulta, cuando el peligro original ya no existe, puede ser disfuncional y constantemente alimentado por la soledad

También se pueden encontrar disociaciones a partir de las pautas familiares y de crianza; los padres son amenazadores, imprevisibles, disocian ellos mismos, o utilizan un estilo de educación y comunicación altamente incoherente y contradictorio (Blizard, 2001; Liotti, 1992, 1999a, b). En muchos casos, los trastornos se presentan en niños sometidos a maltrato emocional, abuso sexual o maltrato físico durante un largo tiempo, o bien, con menor frecuencia, a un entorno doméstico aterrador o muy impredecible.

En la edad adulta, el desarrollo de los desordenes disociativos, puede estar relacionado con la intensidad de la disociación durante la situación real detonante. La disociación severa durante le situación detonante del trauma, aumenta la probabilidad de generalizar tales mecanismos tras la situación. La situación traumática, o la vivencia de situaciones; que los asume como igual por la valencia de la carga afectiva y emocional, repetido en la niñez aumenta la probabilidad de desarrollar trastornos disociativos en la edad adulta. También situaciones que generan una gran cantidad de estrés como lo es una guerra o una catástrofe natural, pueden generar trastornos disociativos.

Síntomas y signos

sintomas. iyoud.org
TRASTORNO DISOCIATIVO

Los síntomas y signos van a variar en dependencia al tipo de trastorno al que haga alusión, como se menciono anteriormente, los cuales pueden comprender:

– Pérdida de memoria (amnesia) de ciertos períodos, sucesos, personas e información personal.

– Sensación de estar separado de sí mismo y de las emociones.

– Percepción distorsionada de la realidad de las personas y cosas que te rodean.

– Sentido confuso de la identidad.

– Estrés significativo o conflictos en las relaciones personales, trabajo y otros esferas importantes de la vida.

– Incapacidad o dificultad para afrontar el estrés emocional o profesional.

– Problemas de salud mental, como depresión, ansiedad, y pensamientos y comportamientos suicidas.

– Si se sospecha de una alteración de la identidad, puede confirmarse al observar amnesia para el propio comportamiento, cambios de humor, cambios en los patrones de discurso, lenguaje corporal, conducta y relación con el terapeuta.

Tratamiento

tratamiento del trastorno. iyoud.org
TRASTORNO DISOCIATIVO

La psicoterapia es el principal tratamiento para los trastornos disociativos. Dentro del proceso terapéutico o de psicoterapia, el terapeuta o profesional utilizara diferentes formas de abordar la problemática; esto dependerá el experto y del tipo de paciente, podemos encontrar la terapia de conversación, asesoramiento psicológico o terapia psicológica. Acá se intentará darle una visión diferente a cómo se ha venido haciendo, cambiando de cierta manera esa idea irracional; la cual ha sido mantenida en un largo tiempo; por una idea racional que desaparezca el malestar y por ende la emoción. Se hablará sobre el trastorno y las diferentes problemáticas relacionadas. Cada terapeuta guiará su proceso como mejor le parezca, según las características del paciente y los conocimientos y habilidades del profesional.

Complicaciones

complicaciones del trastorno disociativo. iyoud.org

Las personas que padecen trastornos disociativos muestran un mayor riesgo de tener complicaciones y trastornos asociados, tales como:

  • Autolesiones o mutilaciones
  • Pensamientos y comportamiento suicidas
  • Trastornos de la personalidad
  • Trastornos por alcoholismo y abuso de drogas
  • Depresión y trastornos de ansiedad
  • Trastorno por estrés postraumático
  • Disfunción sexual
  • Dificultades considerables en las relaciones personales y en el trabajo
  • Trastornos de la alimentación
  • Síntomas físicos, como aturdimiento o convulsiones no epilépticas
  • Trastornos del sueño, como pesadillas, insomnio y sonambulismo

Prevención

prevención de trastorno disociativo. iyoud.org

– Los niños que son víctimas de maltrato o abuso de cualquier tipo, presentan mayor riesgo de desarrollar trastornos de salud mental, como los trastornos disociativos. Si el estrés u otros problemas personales están afectando la forma en que tratas a tu hijo, busca ayuda.

– Habla con una persona de confianza como puede el profesional de la salud, ya sea medico o psicologo, para pedir ayuda.

– Pide ayuda para hallar recursos disponibles tales como grupos de apoyo para padres y terapeutas de familia.

– Busca programas educativos externos a los académicos o dentro de las posibilidades de cada uno; qué ofrezcan orientaciones en la educación y comunicación con los hijos.

– Si tu hijo o algún conocido ha sido víctima de maltrato o ha sufrido otra situación traumática, aconseja y consulta con el médico de inmediato. Es posible que el médico te derive a un profesional de salud mental que pueda ayudar a tu hijo o persona implicada, a recuperarse y a adquirir la capacidad de enfrentar desafíos o situaciones.

Prevalencia

prevalencia del trastorno disociativo. iyoud.org
TRASTORNO DISOCIATIVO

Estudios indican que la disociación ocurre en un 2-3% de la población en general. para otros investigadores, según sus estudios, el indice de prevalencia es del 10% para todos los trastornos disociativos (Loewenstein, 1994). La disociación se da en formas agudas o crónicas. Después de haber padecido una situación traumática severa, la incidencia de fenómenos disociativos es bastante alta; 73% es el porcentaje de las personas expuestas a una situación traumática que experimentarán estados disociativos durante la situación o durante las horas, días o semanas posteriores; para la mayoría de las personas estas sensaciones desaparecerán por sí mismas en algunas semanas.

Diego Bejarano Psicologo

Soy un psicólogo integral, siempre enfocado en el bienestar tanto individual de las personas como colectivo. Enfatizando en el crecimiento y desarrollo de la persona, implicado, generando cambios reales y positivos, convirtiendo los problemas en oportunidades. Mi forma de accionar es dinámica, adaptándome a cualquier situación, persona y contexto, aportando lo mejor de mí para tu bienestar.

Agenda tu cita con Diego Agendar cita Ver perfil


Categorías: Psicología

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Whatsapp IYouD
Hola. 👋
¿En que podemos ayudarte?