DOMINGO EN LA TARDE

Mi pasado fue presente. Y mi futuro será presente. El momento presente es la única realidad que puedo experimentar. Mientras viva en el presente seré feliz para siempre, porque la eternidad se halla concentrada en él.

“El regalo perfecto” (2003), Spencer Johnson

El tema de este blog para muchos puede sonar conocido, para otros desconocido, otro tanto porcentaje de los lectores lo han de considerar una nueva invención y otros quizás asociaran el día referido, con un sinnúmero de signos y síntomas que han logrado identificar a lo largo de un periodo de tiempo (esperemos no muy largo).

Hablemos de…

El SÍNDROME DE DOMINGO EN LA TARDE, es un trastorno que aunque poco se ha investigado, durante las últimas décadas ha sido motivo de visita al psicólogo y ha incrementado el número de consultas al médico; debido a que aquellas personas que aun sintiendo el malestar no lo consideran una afectación real, se convierte en un padecimiento crónico que afecta no solo el equilibrio y la salud mental, sino que puede transgredir el adecuado funcionamiento de nuestro cuerpo.

Este síndrome presenta algunas características especiales de las cuales hablaremos más adelante; sin embargo, tiene una particularidad, la mayoría de estos signos y síntomas se manifiestan el día domingo generalmente pasado el mediodía. Para algunas personas perdura hasta el momento de conciliar el sueño, para otras dificulta o imposibilita un descanso tranquilo y reconfortante.

El domingo en la tarde no debe generar malestar, no debemos permitir que un día o una hora especifica quebrante nuestra tranquilidad y armonía interior; es adecuado pensar que si nos identificamos con este tema, solo debe ser un episodio momentáneo y circunstancial de  nuestra vida. Es un capitulo que pronto terminaremos y pasaremos la hoja sin volver atrás.

Para tener en cuenta

En una cultura donde a muchas personas no nos han enseñado a escuchar y entender nuestro organismo con relación a nuestra mente, es muy común que asociemos un vacío en el estómago con una indigestión, un dolor de espalda y/o muscular con una mala postura, dolor de cabeza con una migraña, dificultad respiratoria con alergias, etc. Y aunque en muchos de los casos las asociaciones pueden ser correctas, un signo de alerta es cuando los síntomas se presentan de manera recurrente y sin una causa tangible.

En este blog queremos invitarte a que escuches lo que tu psique te quiere decir a través de tu cuerpo, ella a veces pide a “gritos” un descanso, un cambio de decisión, restablecimiento de rutinas, nuevas aventuras… Cuando tu cuerpo se manifiesta con un dolor, dificultad de movimiento, alteraciones digestivas, entré otras, no siempre la causa es orgánica, también puede ser indicativo de un desequilibrio emocional o de una inadecuada adaptación a una zona de confort malsana.

Es importante saber que el conocimiento de sí mismo, la identificación de nuestros agrados y desagrados, el establecimiento de objetivos claros a corto plazo, minimizan la existencia de este síndrome en nuestras vidas.

Melancolía del síndrome del domingo en la tarde. Psicología IYouD.
DOMINGO EN LA TARDE

Encontrando el porqué.

En una cultura donde a muchas personas no nos han enseñado a escuchar y entender nuestro organismo con relación a nuestra mente, es muy común que asociemos un vacío en el estómago con una indigestión, un dolor de espalda y/o muscular con una mala postura, dolor de cabeza con una migraña, dificultad respiratoria con alergias, etc. Y aunque en muchos de los casos las asociaciones pueden ser correctas, un signo de alerta es cuando los síntomas se presentan de manera recurrente y sin una causa tangible.

En este blog queremos invitarte a que escuches lo que tu psique te quiere decir a través de tu cuerpo, ella a veces pide a “gritos” un descanso, un cambio de decisión, restablecimiento de rutinas, nuevas aventuras… Cuando tu cuerpo se manifiesta con un dolor, dificultad de movimiento, alteraciones digestivas, entré otras, no siempre la causa es orgánica, también puede ser indicativo de un desequilibrio emocional o de una inadecuada adaptación a una zona de confort malsana.

Es importante saber que el conocimiento de sí mismo, la identificación de nuestros agrados y desagrados, el establecimiento de objetivos claros a corto plazo, minimizan la existencia de este síndrome en nuestras vidas.

¿Qué se siente?

Los síntomas son variados, tengamos en cuenta que cuando hablamos de trastornos psicológicos en el ser humano, todo es inherente  a los rasgos de personalidad y pautas de crianza. Estos son algunos de los síntomas más comunes.

  • Tristeza, nostalgia, desmotivación o apatía.
  • Sensación de agotamiento aun cuando no se ha realizado gran actividad física.
  • Somnolencia sin lograr conciliar el sueño profundo.
  • Sensación de angustia o temor.
  • Cefalea (dolor de cabeza).
  • Náuseas
  • Bradipnea o taquipnea (disminución o aumento de la frecuencia respiratoria).
  • Sensación de vacío en el estómago.
  • Alteraciones gastrointestinales
  • Dolor muscular en espalda, brazos o piernas.
Signos y síntomas del síndrome. Psicología IYouD.
El síndrome del domingo en la tarde lo experimentan tanto hombres como mujeres.
Aun cuando se presuma de un posible trastorno psicológico, es indispensable la valoración médica para descartar cualquier enfermedad orgánica.

La guerra ganada.

Este síndrome no es una condición definitiva y por ningún motivo debemos permitir que lo sea. Es necesario resignificar los domingos, verlos desde otra perspectiva, transformarlos, reconciliarnos con nuestro presente para sentirnos sanos física y mentalmente.

La mejor forma de dar la batalla es no claudicar, no pensar que el malestar hace parte de nuestra vida y hacer un trabajo personal que nos demuestre a nosotros mismos que tan fuertes y vencedores somos. Para ello, algunas recomendaciones que servirán para dar el primer paso a sentirnos mejor y disfrutar la vida los viernes, miércoles, lunes o domingos ¡Adelante, vamos!

Paso a pasito.

En la medida de lo posible procura el último día laboral hacer una lista de chequeo de las actividades que sabes deberás hacer el lunes; de esta manera sentirás que inicias el día de manera organizada y tu mente estará más despejada.

Cambia las rutinas del domingo, si es posible distribúyelas entre los otros días de la semana o cambia el orden, es decir, si en la tarde organizas la ropa para iniciar la semana, hazlo en la mañana o el sábado. En la medida de lo posible cambia la rutina de todo aquello que haces este día en la tarde.

Toma algunos domingos para el ocio, permítete de vez en vez no hacer nada, dormir, ver películas, tomar tu bebida preferida mirando al horizonte sin pensar en nada. Dúchate sin afanes, mírate al espejo y recuérdate cuanto te amas (generalmente olvidamos que el amor más importante es hacia nosotros mismos).

Planea momentos de actividad física como: caminar al aire libre sin prisas, trotar, aeróbicos, pilates, zumba; estará perfecto si vas a un centro especializado para estas actividades, también si lo haces al aire libre o en la comodidad de tu casa.

Toma de decisiones y cambios que favorecen la superación del síndrome. Psicología IYouD.
DOMINGO EN LA TARDE

Programa para el lunes actividades o encuentros con tu pareja o algún amigo, puede ser un elemento distractor positivo.

Procura identificar las situaciones o factores que te generan incomodidad, evalúa la posibilidad de transformarlas o eliminarlas. A veces es necesario hacer cambios drásticos y tomar decisiones trascendentales.

Usualmente decimos frases como “llego el Lunes de nuevo, que pereza” es importante sustituir eso con frases positivas, quizás al principio no estés muy convencido o convencida pero poco a poco hará parte de ti.

Mientras miramos al horizonte…

… o quizás al techo. Nunca olvides que eres dueño de ti mismo, de tus pensamientos y sentimientos,  tu tranquilidad y armonía deben ser una prioridad; los obstáculos estarán, las dificultades llegaran, los momentos difíciles no desparecerán, las decisiones difíciles no dejaran de serlo, pero nada de esto debe ser parte del conjunto de todos tus días, no permitas que pase más allá de ser algo circunstancial.

Una guerra ganada al síndrome. Psicología IYouD.
Eimmy marcela merchan arteaga Psicologa Iyoud

Pasión es mi palabra, porque cuando un sueño germina en mi cabeza no descanso hasta convertirlo en meta alcanzada. Definirme de tal manera es reconocer que tomo riesgos, persevero frente a los objetivos trazados, soy altamente emocional en cada dar y recibir, deseo ser mejor ser humano cada día. Hablo poco, observo mucho y escucho “demasiado”

Categorías: Psicología

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Whatsapp IYouD
Hola. 👋
¿En que podemos ayudarte?