“Es posible encontrar belleza en la suavidad. Es posible enamorarse de un cuerpo que nunca creíste fuera merecedor de amor. Es posible encontrar paz después de haber pasado toda una vida en guerra contra tu cuerpo. Es posible recuperarse”

Megan Jayme Crabbe (ANOREXIA Y BULIMIA)
La belleza en la recuperación de la anorexia y la bulimia. Psicología IYouD.
ANOREXIA Y BULIMIA

Trastornos alimentarios, trastornos alimenticios o trastornos de la conducta alimentaria. Varios nombres para referirse a una alteración multifactorial de orden psicosomático, que impacta negativamente la salud física y mental de un ser humano, debido a que se desarrolla un comportamiento patológico con respecto a la ingesta de alimentos, ya que la comida se convierte en el principal “enemigo tangible”.

¿Los únicos trastornos de la conducta alimentaria son la anorexia y la bulimia?

NO. La anorexia y la bulimia son solo dos de los diferentes trastornos de la conducta alimentaria sobre los cuales hablaremos en el desarrollo de este blog.

Varios de los trastornos de esta índole tienen causas y signos similares a los de la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, razón por la cual pareciera que los demás trastornos son una ramificación de estos; sin embargo, tener en cuenta que son trastornos diferentes permitirá llevar a cabo un manejo, análisis y tratamiento más óptimo.

Hablemos un poco de otros trastornos. (cultura general)

  • Trastorno por atracón: Conducta desmesurada en la ingesta de alimentos, en cualquier momento del día; aunque está asociado al síndrome del comedor nocturno por presentar dicho trastorno con exacerbación en horas de la noche. No existe impulso por provocarse vomito y generalmente conduce a la obesidad.
  • Ortorexia: Obsesión por el consumo de alimentos sanos, libres de cualquier tipo de grasa, azucares o aditivos. Muchas de las personas que presentan este trastorno se limitan en el consumo de frutas o vegetales que puedan estar impregnados de algún pesticida.
  • Potomanía: Deseo obsesivo por beber grandes cantidades de líquido, preferiblemente agua, aun cuando no hay sensación de sed. Este trastorno dentro del marco patológico afecta la concentración normal de electrolitos en nuestro organismo con repercusiones graves a nivel muscular, fisiológico y neuronal.
  • Pica: Deseo de ingerir sustancias u objetos no nutritivos, tales como:tierra, jabón, piedras, vidrio, papel, etc.
  • Vigorexia: Preocupación patológica por ganar masa corporal y obtener un cuerpo musculoso. Generalmente se presenta como afrontamiento inadecuado ante el temor de sentirse y verse débil físicamente.
  • Drunkurexia: Control obsesivo sobre la ingesta de calorías o privación de alimentación previo a un elevado consumo de bebidas alcohólicas.
  • Pregorexia: Realización de dietas constantes y rutinas deportivas excesivas durante el periodo de gestación.
  • Permarexia: obsesión por estar a dieta constantemente a tal punto que afecta la interrelación familiar y social.
  • Manorexia: Neologismo (palabra inventada) para referirse a la anorexia en los hombres.

También te podría interesar: síndrome del fin de semana

Los trastornos de la conducta alimentaria generalmente tienen una causa multifactorial. Psicología IYouD.

Una vez identificados algunos trastornos de la conducta alimentaria, ahondaremos en dos que han sido punto central de estudios, controversia, malinterpretaciones y señalamientos.

ANOREXIA

Es un trastorno de la conducta alimentaria caracterizado por la falta de apetito, restricción excesiva de la ingesta de alimentos, repercutiendo en la en la mayoría de los casos en alteraciones morfofisiológicas que impactan directamente los órganos del cuerpo y el equilibrio de nutrientes y electrolitos, elementos esenciales para el normal desarrollo tanto corporal como neurológico.

La Anorexia puede ser una condición subyacente a una enfermedad de base; sin embargo, cuando se identifica una predominancia de factores psicosomáticos es denominada “anorexia nerviosa (AN)”, la cual se subdivide en anorexia nerviosa restrictiva (ANR) y anorexia nerviosa compulsivo purgativa (ANCP) según sean la conducta ejecutada por la persona que vivencia esta condición. (González, Unikel, Cruz, & Caballero, 2003)

A lo largo de las investigaciones realizadas sobre el tema, se ha evidenciado que los rasgos de personalidad al igual que la genética tienen un peso importante en la probabilidad de desarrollo de este trastorno. (González, Unikel, Cruz, & Caballero, 2003)

Otros trastornos asociados a la anorexia nerviosa.

  • Trastorno de evitación, caracterizado por la inhibición frente a la conformación de relaciones interpersonales, generalmente por temor al rechazo, la desaprobación y valoraciones negativas. (APA, 2018)
  • Trastorno de dependencia, condición prolongada en la que una persona permite que otra u otros asuman decisiones y acciones propias de si, para su beneficio o desarrollo; generalmente por patrones de inseguridad y bajo autocontrol. Esta situación conlleva a estados de subordinación y vulnerabilidad. (DSM, IV)
  • Trastorno obsesivo compulsivo, Se caracteriza por la existencia de pensamientos intrusivos recurrentes (obsesivos) los cuales llevan a la persona a realizar acciones recurrentes (compulsiones), con el supuesto de evitar, minimizar o eliminar el riesgo o daño generado según sea el pensamiento. (APA, 2018)

Rasgos de personalidad asociados a la anorexia nerviosa.

  • Tendencia a la inhibición.
  • Dificultad de expresión emocional,
  • Falta de iniciativa.
  • Elevado grado de conformismo.
  • Perfeccionismo.
  • Inflexibilidad.
  • Adecuada adaptación educacional, pero dificultades para la interacción social.
Existe una variedad de factores desencadenantes de la anorexia. Psicología IYouD.

BULIMIA

El trastorno bulímico genera en la persona una sensación de hambre insaciable; puede tener causas de base fisiológica como una lesión cerebral o un desorden endocrino. Cuando el trastorno esta precedido por signos y síntomas de índole psicológico se denomina bulimia nerviosa. (APA, 2018)

La bulimia nerviosa se caracteriza por una ingesta de alimentos de manera incontrolable en cantidad y tiempos, seguido de comportamientos que procuran la evacuación inapropiada como vomito o uso desmesurado de laxantes. Al igual que la anorexia nerviosa en la bulimia nerviosa (BN) se han identificado patrones de conducta que permiten diferenciar dos tipos subyacentes de este trastorno: la bulimia nerviosa purgativa (BNP) y la bulimia nerviosa no purgativa (BNNP), (González, Unikel, Cruz, & Caballero, 2003) es decir, que está o no precedida de posibles sentimientos de culpa y al eliminar el alimento de su organismo la persona se siente liberada de toda emoción dolorosa y “negativa”.

Trastornos de ansiedad asociados a la bulimia nerviosa.

  • Trastornos afectivos, presencia de estados emocionales alterados de manera prolongada y  poco concordantes con las experiencias o vivencias. Puede darse desde la dimensión psicológica o como efecto adverso de un fármaco. (APA, 2018)
  • Trastorno de ansiedad, Se denomina de esta manera cualquier trastorno que compromete estados emocionales donde se exacerba el miedo, la preocupación y  pensamientos que alteran el equilibrio emocional.
  • Trastorno de personalidad limítrofe, caracterizado por un patrón de inestabilidad en el estado de ánimo dificultando el adecuado desarrollo de relaciones interpersonales y alteracion de la autoimagen. Es lo suficientemente grave como para causar angustia extrema o interferir con el funcionamiento social y ocupacional (APA, 2018).
  • Abuso de sustancias, patrón de uso compulsivo de sustancias psicoactivas, marcado por consecuencias adversas sociales, ocupacionales, legales o interpersonales recurrentes significativas. (APA, 2018).

Rasgos de personalidad asociados a la Anorexia nerviosa.

  • Impulsividad.
  • Elevada sensibilidad con respecto a sus relaciones interpersonales.
  • Baja autoestima.
  • Conductas agresivas y descontroladas.
  • Sentimientos de culpa recurrentes.
  • Baja tolerancia a la frustración.
La bulimia un trastorno de la conducta alimentaria.  Psicología IYouD.

Más allá de la teoría – más acá de lo que escuchamos.

Hemos realizado un recorrido sobre muchos de aquellos elementos teórico-clínicos y psicológicos que anteceden y preceden los trastornos de la conducta alimentaria,  pero hay aspectos tanto o más importantes, como: el por qué, qué sentimientos germinan en quien presenta el trastorno, por qué es tan difícil recuperarse, cuál es el mejor tratamiento, puede una persona eliminar el trastorno de su vida; en fin, interrogantes hay muchos y quizás hasta la fecha no encontremos respuestas concreta, en todo caso es importante contextualizar cada caso en particular para no llegar a hacer señalamientos desde la ignorancia.

Mucho se ha hablado sobre el hecho de que los trastornos de la conducta alimentaria se deben a una alteración de la percepción de la imagen corporal, también hemos escuchado que se desarrolla por un deseo “nunca satisfecho” de verse delgada o delgado y de esta manera ajustarse a los estándares de belleza que nos venden los medios de comunicación y anhela gran parte de la sociedad, pero desafortunadamente esto no es todo, pues de ser así, el proceso de recuperación y tratamiento sería mucho más sencillo.

¿Qué hay detrás de lo evidente?

Como está descrito al inicio del blog, los trastornos de la conducta alimentaria no tienen una sola causa, son varias y quizás las más decisivas son las que involucran las pautas de crianza, patrones patológicos de interacción familiar y viciar el concepto de éxito.

Cuando hablamos de pautas de crianza nos referimos a todas aquellas enseñanzas que nuestro entorno directa o indirectamente nos deja, la forma de comer, lo que es mejor, lo que hace daño, lo que debemos ser y cómo debemos lograrlo, cómo dar y recibir amor, como afrontar la frustración, etc. Estas pautas están muy ligadas a nuestra estructura y contexto familiar, en tanto que aprendemos más fácil de lo que vemos con respecto a lo que se nos dice debemos hacer.

Cuando encontramos una disonancia entre lo que nuestros padres o miembros de nuestra familia nos enseñan y lo que realmente practican en el día a día, implícitamente estamos aprendiendo a ser incoherentes. Cuando nuestro entorno familiar es rígido, no hay espacio para el error, ni tiempo para expresarnos asertivamente, crecemos creyendo que solo hay una realidad y verdad absoluta, que se nos mide académica, laboral y socialmente bajo la exactitud y que si nos equivocamos o no llenamos las expectativas de los estándares establecidos estamos perdidos.

Teniendo en cuenta todo aquello que puede influir en nuestro desarrollo biopsicosocial, no es difícil pensar en que a lo largo de nuestra vida el concepto de éxito puede ser enmascarado, malinterpretado y por ende podremos generar acciones que poco a poco nos alejan de ese tan anhelado objetivo.

también puedes ver: Terapias y animales

Desmitificando la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa.

Las personas con anorexia y bulimia son juzgadas sin tener en cuenta su entorno. Psicología IYoud.
ANOREXIA Y BULIMIA

Es importante “ver más allá de lo que escuchamos”, la anorexia y la bulimia nerviosa no son simplemente el resultado de acciones inadecuadas para verse delgad@, es una de las tantas problemáticas en la que un ser humano queda inmerso cuando se le ha enseñado incorrectamente y ha aprendido equivocamente como enfrentarse al mundo… Y es que aprender erróneamente es fácil.

Cada caso identificado o no, de trastorno de la conducta alimentaria es singular y hago referencia al hecho de que no todos son identificados. Hemos recibido información sobre el hecho de que las personas anoréxicas o bulímicas son extremadamente delgadas. Esto es falso, es solo un signo que se evidencia en el estadio crónico del trastorno; a nuestro alrededor puede haber algún hombre o mujer, joven o adulto, que tenga una morfología “normal” y presente el trastorno.

Para las personas que conviven con el trastorno de bulimia nerviosa no es agradable vomitar, como nos han dicho. Provocarse el vómito es desagradable e incluso doloroso no solo física sino emocionalmente, lo que si generalmente coexiste es una sensación inadecuada de liberación.

No todas las personas que presentan alguno de estos trastornos lo mantienen con la intención de manipular su entorno social o familiar, por el contrario, en muchos de los casos se desarrolla el trastorno por no haber fortalecido adecuadamente el carácter y permitir la manipulación de un entorno social consumista.

Aunque varios estudios han demostrado que la genética puede ser un factor de riesgo, es cuestión de probabilidad y no de culpabilidad, lo verdaderamente indispensable es eliminar entornos y conductas no favorecedoras de la recuperación.

Que estos trastornos se encuentre biológicamente fundamentados, no quiere decir que el tratamiento sea de orden estrictamente farmacológico; es indispensable llevar a cabo un tratamiento psicológico debido a sus causas multifactoriales y desarrollo psicosomático.

MIENTRAS DELEITAMOS UN RICO POSTRE…

Compartamos la mesa entre quienes desconocían aspectos de estos trastornos, quienes han juzgado por desconocimiento del tema y quienes han padecido o padecen alguno de estos trastornos.

No justifiquemos ni minimicemos la gran responsabilidad que tiene cada ser humano consigo mismo, su bienestar y su salud tanto física como mental.

despejemos dudas, ubicándonos en un mismo plano bajo el cual seamos conscientes de la trascendencia que tiene este tipo de trastornos en la vida de un ser humano y a través del conocimiento opinar y buscar soluciones.

Seamos empáticos y pensemos que ante la presencia de alguno de estos trastornos en nuestras vidas, es momento de tomar decisiones, es hora de que tus ojos brillen de nuevo, de que te reencuentres con la felicidad y hagas el pacto de amor más importante. Un pacto de amor contigo mism@

Es posible recuperarse de trastornos como la anorexia y la bulimia. Psicología IYoud.
Eimmy marcela merchan arteaga Psicologa Iyoud

Pasión es mi palabra, porque cuando un sueño germina en mi cabeza no descanso hasta convertirlo en meta alcanzada. Definirme de tal manera es reconocer que tomo riesgos, persevero frente a los objetivos trazados, soy altamente emocional en cada dar y recibir, deseo ser mejor ser humano cada día. Hablo poco, observo mucho y escucho “demasiado”

Categorías: Psicología

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Whatsapp IYouD
Hola. 👋
¿En que podemos ayudarte?