“PADRES E HIJOS CONFINADOS EN ÉPOCA DE CORONAVIRUS”

“Para ejercer una influencia benéfica entre los niños, es indispensable participar de sus alegrías”

Juan Bosco
Una mano guía ante el confinamiento. Psicología IYouD.org

Y acá vamos de nuevo con el tema del año, el COVID-19. Pero tranquilos, no vamos a hablar de las estadísticas de afectación y mortalidad, tampoco del impacto político ni económico; pues al respecto ya nos informan y desinforman bastante los noticieros y redes sociales.

Nos vamos a centrar en  la medida preventiva según las disposiciones gubernamentales, que  obliga a 15 días de aislamiento o confinamiento y cierre de colegios. Un aspecto que se ha tornado caótico para algunos padres de familia.

TODOS EN CASA “24 X 7”

Esta es una situación que presenta una amplia cantidad de variables a tener en cuenta tales como: cambio abrupto de las dinámicas familiares, rol de los padres o cuidadores primarios en casa (disponibilidad total o presencia en casa por teletrabajo), edad de los hijos, vinculación afectiva y comunicativa, entre otros.

Es totalmente comprensible que ante una situación como la que estamos vivenciando respecto al coronavirus y las medidas a las cuales nos debemos regir, sintamos angustia y descontrol, no solo por la información que recibimos día a día sino por lo que realmente debemos afrontar. Sin embargo, es importante tener en cuenta que pese al caos mundial, cada uno de nosotros como padre de familia o adulto, es responsable de mantener el orden y la cordura dentro del núcleo familiar y transmitir esto a nuestros hijos o personas a cargo.

Si ahora vas a estar acompañado de tus hijos todo el día, no hay tiempo para lamentaciones fruto de la necesidad de cambio de rutinas; es hora de reorganizar las actividades propias del hogar, crear estrategias de actividad, ocio y por qué no… fortalecimiento de lazos afectivos. La autorregulación frente a los cambios intempestivos es la mejor herramienta para demostrar fortaleza, seguridad y autoridad.

MANOS A LA OBRA.

En tiempo de coronavirus y confinamiento todos debemos colaborar. Psicología IYouD.org

Es hora de planear nuestro tiempo en casa, tal y como cuando hacemos un itinerario de viaje o como el calendario escolar de los chicos, preferiblemente escríbelo en un lugar visible para todos.  Es importante estipular horas para levantarnos, de lo contrario podríamos pasar muchos días todo el día en cama y esto no es recomendable para nuestra salud emocional. Es importante que en la medida de lo posible cada actividad sea consensuada (aunque habrá casos en los que negociar no es una opción).

Debemos concertar horarios para bañarnos, tomar el desayuno, la comida y la cena; normalmente estas actividades no se dialogan, se dan por hecho. Pero hacer  negociaciones con los horarios, respecto a este tipo de actividades hace que todos los miembros de la familia estén en sintonía y colaboren de forma más amena.

Es necesario priorizar para poder determinar qué actividades debemos programar primero y cuales pueden ir después o ser modificadas. Los quehaceres de la casa deben involucrar a todos los miembros de la familia, lo ideal es que cada quien colabore con algo que le agrade, evitando así imposiciones y discusiones que afectaran la convivencia confinada.

Tiempo para las responsabilidades.

PADRES E HIJOS CONFINADOS EN ÉPOCA DE CORONAVIRUS

Si aún le colaboras a tu hijo o hija con los trabajos escolares, programa todo lo que tenga pendiente, un buen método es hacer lo más complejo primero y lo más simple o de mayor agrado luego, en caso de que evidencies apatía en esta programación intercala una actividad de poco agrado posteriormente una actividad agradable y de esta manera sucesivamente; nunca dejes las tareas más fáciles al inicio, porque entonces terminará la época de confinamiento y seguramente no habréis terminado con los pendientes escolares.

En caso de que tu hijo o hija sea autónomo en la realización de sus labores escolares, indícale que ubique el orden en el que va a realizar sus tareas en el calendario. Esto le puede parecer insignificante e incluso absurdo; sin embargo, es una buena herramienta para que todos sepan que tiempo de ocio queda y programar actividades de dispersión y confort.

No olvidar ningún detalle.

Cada día debe dedicarse un poco de tiempo a cada actividad, si planeamos hacer todos los deberes escolares  o quehaceres de la casa en un solo momento bajo el supuesto de luego descansar sin preocupaciones, esto solo generará un agotamiento prematuro y desequilibrio emocional.  

Si algún miembro de la familia tiene compromisos preestablecidos imposibles de cancelar, escribirlos en el calendario como medio de recordación es ideal, ya que estando en casa, bajo dinámicas diferentes a las habituales “el tiempo pareciera transcurrir a destiempo” y solemos olvidar algunas cosas.

Tiempo de ocio y confort.

Un tiempo para el ocio es importante en algún momento del día y en cualquier fase de la vida, por esta razón también debe estar estipulado en nuestro plan de acción ante el confinamiento. Es significativo programar espacios de dispersión en donde cada miembro de la familia pueda hacer lo que desee, chatear, jugar videojuegos, escuchar música, leer un libro o revista, etc. Esto también permitirá que aún bajo un mismo espacio cada quien tenga un poco de independencia y encuentro consigo mismo; pero no deben faltar las actividades en familia, juegos de mesa, ver películas o series en familia, incluso por qué no, espacios de meditación y relajación familiar.

Convivir con los hijos a tiempo completo no siempre es fácil para todos los padres, ya que bajo esta situación afloran en su máxima expresión las inconformidades, desavenencias, dificultades de comunicación, rebeldía, etc.  Pero como dijo el Psicólogo Víctor Frankl “Si no tenemos poder para cambiar la situación, siempre podemos elegir nuestra actitud frente a esa situación”; por tal razón te hemos propuesto algunas ideas para poner en marcha  y hacer de este momento un vivir más agradable.

El buen manejo del ocio es importante para la salud mental durante el confinamiento. Psicología IYouD.org
PADRES E HIJOS CONFINADOS EN ÉPOCA DE CORONAVIRUS

La vida de los adultos es en muchas ocasiones tan rígida e inflexible que no nos permitimos aprender de nuestros hijos. Este es un buen momento para que ellos nos muestren y enseñen cosas propias de su edad, como padres podemos pedirles que nos enseñen a jugar un videojuego (sin el rigor de la competitividad, solo por pasar un buen momento), sería sorprendente que los chicos compartieran con sus padres algunas de las cosas que ven en internet como los youtubers que siguen; esto sin el ánimo de fiscalizar o juzgar, solo con la finalidad de compartir y acercarnos a nuestros jóvenes.

MIENTRAS COMEMOS PALOMITAS DE MAÍZ…

Hacer un alto en el camino, reprogramar nuestro cerebro y nuestras actividades, compartir más tiempo con nuestros hijos y nuestra pareja, tener un poco más de tiempo para nosotros mismos, ver películas,cocinar sin afán, reír en familia, conocer un poco más a las personas que conviven con nosotros y hasta tener la oportunidad de contar un cuento en la noche, deben ser aspectos que nos llenen de valor para vivir un aislamiento o confinamiento satisfactoriamente y al final de la historia chocar las manos y decir con una sonrisa en el rostro ¡Lo Logramos¡

Con la colaboración de cada uno, todos superaremos el coronavirus. 
Psicología IYouD.
PADRES E HIJOS CONFINADOS EN ÉPOCA DE CORONAVIRUS

Eimmy marcela merchan arteaga Psicologa Iyoud

Pasión es mi palabra, porque cuando un sueño germina en mi cabeza no descanso hasta convertirlo en meta alcanzada. Definirme de tal manera es reconocer que tomo riesgos, persevero frente a los objetivos trazados, soy altamente emocional en cada dar y recibir, deseo ser mejor ser humano cada día. Hablo poco, observo mucho y escucho “demasiado”

Categorías: Psicología

4 comentarios

Cristina checa pinzón · 27/03/2020 a las 21:37

No se porque el ” confinamiento” con la familia, especialmente con los hijos pueda causar caos o pánico alguno, si bien para la mayoría de nosotros que trabajamos no nos queda mucho tiempo para compartir con ellos;este tiempo seria como unas vacaciones sin dinero para pasear cumpliendo con nuestras responsabilidades, apoyándonos, respetándonos y por sobre todo tolerando cada personalidad como siempre.
Es estar agradecido por lo que somos y por lo que hemos construido como seres individuales y como familia. Si logramos verlo de ese modo no es un ” confinamiento” es un tiempo de descanso para la humanidad y hasta para la naturaleza que se encuentra saturada de miles dre cosas.

Santiago Andrés González Ávila · 29/03/2020 a las 19:24

Pues la verdad concuerdo mucho con este texto en varios sentidos como: en el tiempo de compartir en familia muchas veces no hemos podido por nuestros estudios o trabajos es muy bueno que ahora podemos interactuar mas con nuesetras familias compartiendo, conociendo y disfrutando de un buen momento juntos tambien es muy bueno ver esas actividades que podemos realizar juntos, claro que necesitamos nuestro tiempo privado, pero en el tiempo en el que compartamos con nuestros seres queridos debemos aprender de lo que le gusta a ellos y que ellos tambien aprendan de nosotros asi en este tiempo que pasa la pasaremos muy bien y cuando esto termine que al final seguiremos siendo igual o mas unidos.

Familia Marin Ramirez · 30/03/2020 a las 00:43

Resulta muy interesante la reflexión que nos deja la lectura anterior sobre “padres e hijos confinados en época de coronavirus”. Como familia, hemos experimentados aspectos positivos, poder compartir más espacios que quizá por la rutina diaria no se disfrutan, como por ejemplo, los almuerzos en familia, juegos de mesa juntos y otras actividades que hemos realizado.

El confinamiento debe llevar a toda la humanidad ha realizar un alto en el camino, volver a vivir momentos que se habían perdido como familia en el mundo de hoy.

Igualmente, el confinamiento ha permitido que el medio ambiente también se recupere del daño desmedido que le hemos causado.

Si bien, en algunos momentos estar en casa nos resulta aburrido, extrañamos el colegio, los amigos, el trabajo y en general la rutina que vivimos diariamente, la medida de aislamiento nos permite valorar lo que tenemos, en particular nuestra familia, nuestra salud, y las pequeñas cosas que aparentemente son insignificantes, pero que por estos días han cobrado importancia.

Nuestra sociedad merece que cambiemos la forma de pensar, que dejemos de competir unos con otros y luchemos como una gran familia por aquellas dificultades diarias que se viven día a día.

Danna Shirley Cabrera Rincón · 30/03/2020 a las 00:54

Buenas noches.
Yo concuerdo con la lectura porque uno pasa con sus seres queridos haciendo actividades juntos pero nosotros como estudiantes no hemos podido compartir con nuestros familiares porque nos dejan muchas actividades para realizar que son para ese mismo día o para esa semana muchas veces nos toca trasnochar y aveces tenemos el tiempo para comer y estar comiendo con nuestros familiares ese es el único tiempo que tiene con nuestros familiares, lo bueno es que hay algunas actividades que podemos hacer con nuestros familiares.
También nos toca tener prevenciones que nos recomienda el ministerio de salud para no resultar con la enfermedad.
Gracias por su atención

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Whatsapp IYouD
Hola. 👋
¿En que podemos ayudarte?