¿Qué es la agorafobia?

Muchos de nosotros hemos escuchado el término agorafobia también confundido con el miedo a dejar la casa. La realidad es que es un trastorno complejo, el cual tiene como consecuencia que la persona evite situaciones temidas, prefiriendo quedarse en casa. 

La agorafobia se define como el miedo patológico (clínico) ante la posibilidad de presentar una crisis de pánico. Específicamente en lugares donde resultaría “imposible” escapar. Este trastorno, se caracteriza por una reacción desproporcionada (irracional) de miedo ante espacios muy grandes. También se presenta en lugares en los cuales la persona no puede recibir ayuda en caso de un ataque de pánico.   

Menor mirando al exterior con miedo a salir

Como consecuencia, se evitan dichas situaciones y en caso de “arriesgarse”  las soporta con ansiedad o teniendo la necesidad de estar acompañada.

La agorafobia como trastorno

Entre los trastornos fóbicos, la agorafobia es el más frecuentemente y uno de los más incapacitantes. Interfiere en las áreas familiares, maritales, sociales, laborales y lúdicas.

A su vez, genera repercusiones personales (humor deprimido, abuso de sustancias) y el uso frecuente de servicios médicos (psiquiátricos y no psiquiátricos).

Teniendo en cuenta el sufrimiento personal, los recursos sociales y económicos que supone su tratamiento, es de primera necesidad contar con intervenciones eficaces y efectivas. 

Desde la perspectiva de intervención psicológica contamos con dos tipos de intervenciones eficaces para la agorafobia

intervenciones psicologicas eficaces para la agorafobia

1. La exposición y/o autoexposición en vivo.

Esta intervención implica que la persona se exponga en la vida real y de un modo sistemático a las situaciones que teme y evita.

La exposición se realiza con la asistencia del terapeuta y acompañando a la persona a la situación evitada, hasta que la ansiedad se reduzca significativamente.

Despúes de 2-5 sesiones con el terapeuta, se indica a la persona que está lista para hacerlo solo (autoexposición). Puede ir a un lugar seguro, y permite realizar un escape temporal en caso de ponerse excesivamente ansioso; luego, la persona registra el tiempo pasado fuera y vuelve a la situación. 

La exposicion en vivo (EV) ha resultado ser más eficaz que otras técnicas utilizadas para la agorafobia. Por ejemplo la exposición imaginal, las técnicas cognitivas aplicadas sin EV (reestructuración cognitiva, entrenamiento autoinstruccional, terapia racional-emotiva, resolución de problemas) entre otras.

Sin embargo, hay ciertos aspectos que pueden afectar la eficacia de la misma.

La EV ininterrumpida es más eficaz que aquella en que se intercalan descansos. De todas formas, permitir que la persona pueda escapar de la situación cuando se encuentra excesivamente ansiosa, es tan eficaz como permanecer en la situación. Siempre y cuando la persona regrese una vez tranquilizado.

También te puede interesar: Salud mental y cuarentena

2. La terapia cognitivo conductual (TCC)

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es una intervención que suele incluir educación sobre la ansiedad y el pánico. También la respiración controlada, reestructuración cognitiva, exposición interoceptiva, autoexposición en vivo y autorregistros.

De todos modos, dependiendo de  los estudios, desaparecen ciertos componentes (exposición interoceptiva, respiración controlada) o aparecen otros (relajación).

La TCC es el paquete completo, debido a que combina la EV y aspectos claves de la corriente cognitivo conductual.

Conclusión

Resumiendo, la TCC es un tratamiento establecido para la ansiedad y evitación fóbicas. La TCC parece ser preferible a la EV, ya que consigue efectos similares y reduce el pánico. Además aumenta el porcentaje de personas libres de ataques. También tiende a producir menos abandonos del tratamiento y menos recaídas en ataques de pánico.

Aspectos para filosofar
Se refleja la estigmatización que tienen las salud mental

La agorafobia y el confinamiento:

La ABC ha hecho un reportaje sobre tres mujeres con agorafobia. Se les pregunta sobre su vida en cuarentena, a lo cual responden: “ahora me siento más normal por no salir de casa”.

Una de ellas también admite que no ver a nadie en la calle le sienta particularmente bien. Refiere que en cierto modo está encantadas. Se le ha dado lo que quiero.

Antes su familia y amigos la “obligaban” a salir. Participaba en un grupo de tejedoras, a lo cual entre risas asegura que “ahora que no lo tengo que hacer estoy más feliz que feliz”

Ellas insisten en que se pueden hacer muchas cosas en casa. Agregan que entre más tiempo dure la cuarentena, se les dificultará más salir después. Sin embargo, su compañera asegura no llevar la cuarentena tan bien. Refiere que “ahora tengo una cárcel dentro de mi propia cárcel”

Una vez más queda a la perspectiva de cada uno, al contexto de cada persona, como llevar una situación. La situación como tal no es el problema, es nuestra reacción. Los sentimientos que se general y el comportamiento que desarrollamos ante la misma.

Nathalia-munoz-Psicologa

Cada día es una nueva oportunidad para cambiar algo en nuestras vidas. Soy psicóloga clínica y mi interés es impulsarte a generar cambios, tomar decisiones y conocerte mejor durante este proceso. Soy una persona empática, dispuesta a proporcionarte mi conocimiento y apoyo para sanar el pasado y reestructurar tu presente y futuro. ¿Te animas al cambio?

Agenda tu cita con Nathalia Agendar cita O si lo prefieres Mira otros profesionales

Categorías: Psicología

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Whatsapp IYouD
Hola. 👋
¿En que podemos ayudarte?